Universidad del Zulia
Correo LUZMapa del sitio
Bookmark and Share
22 de diciembre de 2014
 
Agroacademia
Escuela de Agronomía
Departamentos
Laboratorios
Haciendas
Hacienda "La Esperanza"
Hacienda "Alto Viento"
Granja Experimental "Ana María Campos"
Posgrado
División de Estudios para Graduados
Programas para Graduados

Más Agronomía
Red de Investigación Estudiantil de LUZ
Unidad Coordinadora de Proyectos Conjuntos (UCPC)
Rentagro, C.A.
Vivero de LUZ
Enlaces de interés
Eventos recurrentes
Relaciones Públicas
Unidad Sectorial de Información
Video en vivo
Contacto

Agrandar texto   Reducir texto   Reestablecer texto    
Situación actual del circuito agroalimentario nacional PDF Imprimir Correo

 

Werner Gutiérrez: “En Venezuela consumimos leche porque tenemos petróleo”

 

 

El decano de la Facultad de Agronomía de LUZ, Werner Gutiérrez Ferrer, considera oportuno el recordar la importancia estratégica que tiene para todo país el poseer un sector agrícola robusto.
              Werner Gutiérrez
                      Decano

 

Carul Silva

 

El profesor Werner Gutiérrez Ferrer, decano de la Facultad de Agronomía, en varios escenarios nacionales ha llamado a la reflexión al Gobierno Nacional en relación con la aplicación y continuidad de la actual política agrícola y la delicada situación que atraviesa nuestro país.

 

Consumo agroalimentario

 

Al analizar los diferentes informes que presentan organismos o instituciones especializadas tales como CAVIDEA y CENDAS se observa “que en Venezuela en los últimos meses, se está presentando disminución en el consumo de la leche en polvo y líquida, sardinas, atún, arroz, embutidos, margarina, azúcar y salsa de tomate”, expresó el profesor Werner Gutiérrez. 
Indicó además que este fenómeno se está presentando no solo debido al índice de escasez de productos en el mercado nacional, que según datos del Banco Central de Venezuela para el mes de enero de este año llegó al 16,2 %, sino también a los incrementos de los alimentos. Explica el profesor Gutiérrez que “según informaciones del CENDAS, en febrero la canasta alimentaria se ubicó en 3.459,36 Bs, lo que indica un incremento de 32,2% al analizar la variación acumulada de febrero 2012-febrero 2011”.

Exportaciones agroalimentarias

Venezuela no solo antes de la aparición del petróleo, sino aun después de comenzar  su explotación veía salir a través de sus puertos productos agroalimentarios. Aún dentro de la historia contemporánea nuestros agricultores lograron colocar sus productos en el exterior. Para el año 1998, al país ingresaron 71,8 millones de dólares por exportación de pescados y afines, 48,3 millones por frutas y 60,8 millones de dólares por exportación de cereales. 


“Hoy, 13 años después la disminución en las exportaciones agroalimentarias del país, según cifras del propio Instituto Nacional de Estadísticas y cálculos ofrecidos por el profesor Alejandro Gutiérrez del Centro de Investigaciones Agroalimentarias de la Universidad de los Andes, promedian 92.01%, es decir,  tan solo ingresaron 55 millones de dólares por este concepto al país”, explicó el profesor Werner Gutiérrez. 


Comentó que los rubros café y arroz quizás son los más emblemáticos. “El café no solo por su significado histórico para Venezuela, sino por ser un cultivo que da sustento principalmente a pequeños productores, y el arroz por la amplia plataforma instalada en el país para su producción. En ambos casos luego de ser exportadores hoy nuestros ciudadanos consumen entre un 30-50% de café importado y ya para este año se ha autorizado la importación de 170.000 toneladas de arroz”.


Asimismo indicó que esta exagerada disminución en las exportaciones agroalimentarias  en estos últimos 13 años, se repite en otros renglones de la economía nacional, generando que hoy de cada 100 dólares que ingresan al país por exportaciones, 95 provienen del petróleo, lo que nos coloca hoy más que nunca como un país monoproductor. 


“Pero tenemos otro agravante. Para 1974 las exportaciones petroleras representaban 4001 dólares por persona, en el 2008, año de mayor ingreso de divisas provenientes del petróleo, el promedio solo alcanza la cifra de 3396 dólares por persona”, dijo el profesor Gutiérrez. 


Continuó explicando que el Producto Interno Bruto Agrícola para el año 2011, según cifras del propio Banco Central de Venezuela, por tercer año consecutivo tuvo una caída, creciendo solo 1%. Inclusive el Dr.  Carlos Machado Allison, experto en Agronegocios del IESA difiere de esa cifra del 1% presentada por el BCV, argumentando  que la caída en la producción del maíz, ganadería y caña de azúcar fue muy marcada en el 2011 para haber alcanzado ese crecimiento”. 


Según el profesor Werner Gutiérrez, para que tengamos una idea de la tragedia que representan estos indicadores, Gobierno Nacional y expertos reconocen que en Venezuela para lograr cubrir las necesidades alimenticias de la población se debe registrar una tasa de crecimiento sostenido de entre 4 a 6% en nuestro PIB agrícola.

Importaciones Agroalimentarias


En contraste, las importaciones agroalimentarias venezolanas en estos últimos años crecieron 229,2 % llegando a alcanzar en el 2011 la cifra de 5,8 millardos de dólares. Explica que esta situación es aún más compleja y peligrosa para la nación, toda vez que al comparar los precios internacionales de los alimentos del año 2011 con relación al 2000, se observan incrementos desde un 184 % como es el caso de aceite crudo de palma, hasta un 368 % en el caso del maíz amarillo.


“Lo barato para el Gobierno, le sale muy caro al país. Tenemos una moneda que está sobrevalorada, razón por la cual existe una realidad engañosa. El gobierno nacional afirma que estamos comprando los productos más económicos en el mercado internacional, cuando en realidad la fuga de las divisas generadas por el petróleo y las provenientes del endeudamiento externo, están generando riquezas en otras naciones, pudiendo estar sembrando bienestar en tierras venezolanas”, comentó el Decano de la Facultad de Agronomía de LUZ. 


En su consideración, existen dos agravantes a este triste panorama, la primera de ellas es que la deuda externa venezolana, en momentos de bonanza petrolera ha pasado de 39.991 millones de dólares en 1998 a 104.480 millones de dólares en el 2011, representando esto un incremento de 167,7 %, a esto debe sumársele que la deuda pública interna para el pasado año ya alcanzaba los 154.110 millones de bolívares.  


El segundo agravante es el constante incremento de los precios internacionales de los alimentos, y la poca disponibilidad de los mismos. En reciente reunión sostenida por un grupo de 38 países en la FAO, se pronosticó que para el año 2020 se presentarán incrementos drásticos en los precios internacionales en rubros importantes de la dieta de los venezolanos. En maíz se espera un incremento de 48%, 40% en arroz, 36% en oleaginosas y 27 % en trigo.


“Los cambios climáticos y la reducción de la frontera agrícola  mundial, están impulsando los precios de los alimentos al alza y generando el desabastecimiento de los mismos. Posiblemente en un futuro tendremos los dólares, pero no existirán mercados internacionales dispuestos a ofertar alimentos ya que los reservarán para sus conciudadanos”, dijo el profesor Gutiérrez Ferrer. 

Juegos de cifras

El Presidente de la República, en la Asamblea Nacional, afirmó que Venezuela cerró el pasado año con un rebaño bovino compuesto por 14.000.000 de cabezas y alcanzamos una producción de leche de 2000 millones de litros de leche por año.


Sin embargo, según las cifras presentadas por el Dr. Manuel Cipriano Heredia, presidente de la Federación Nacional de Ganaderos, poseemos tan solo 12.000.000 de cabezas de ganado bovino y la producción anual de leche está alrededor de 1500 millones de litros. 


“Para cumplir las recomendaciones de los organismos internacionales cada venezolano debe estar consumiendo  130 lts de leche/año, cuando hoy en día solo consumimos 70 litros.  Según el propio Ministerio del Poder Popular  para la Alimentación  el consumo interno en el país debería ser  de 4015 millones de litros por año, es decir tenemos un déficit que supera los 2000 millones ce litros de leche por año” , dijo Werner Gutiérrez. 


El déficit en carne no es  menos preocupante. “Venezuela debería disponer de un rebaño bovino de alrededor de 28.000.000 de cabezas, para satisfacer las necesidades alimentarias  de nuestra población  por lo cual nos están faltando más de 14.000.000 de cabezas. Construir ese nuevo rebaño nos llevara años de esfuerzos”, recalcó el decano Gutiérrez. 


Maíz, oro blanco y amarillo, en decadencia


En el renglón agrícola vegetal, el principal cultivo en cuanto a superficie sembrada en Venezuela lo representa el maíz blanco, por la importancia que este rubro posee para la industria molinera encargada de procesar la harina para la arepa criolla. En tanto el maíz amarillo se dedica a la industria de alimentos balanceados, siendo un cultivo importante para nuestros agricultores por la rentabilidad que les ofrece. En ambos cultivos, Venezuela ha logrado el adecuado manejo del paquete tecnológico que había permitido incrementar el rendimiento en forma sostenida. 


Explicó el profesor Gutiérrez que “lamentablemente la inestabilidad del sector, la falta de insumos y las condiciones ambientales adversas generaron una drástica caída en la producción de ambos rubros, llegando a cubrir aproximadamente solo entre un 50 a 70 % de la demanda nacional. Esto ha generado que Venezuela esté importando por primera vez en muchos años, maíz blanco.  Hoy el 30 % de la arepa venezolana se prepara con maíz importado”.

Expropiaciones

Según el profesor Werner Gutiérrez, la inseguridad jurídica, sumada a la ya conocida inseguridad personal en el campo venezolano está atentando contra la estabilidad del sector agropecuario nacional. “Toda esta disminución en la producción de alimentos y aumento exagerado de las importaciones es consecuencia de una política agrícola errada. En cifras del propio Gobierno Nacional se han expropiado 3.500.000 hectáreas. Se sabe que el 90 % de esas tierras están hoy improductivas”, dijo. 


“La falta de insumos, y la carestía de los mismos en un mercado paralelo que se ha creado, es la consecuencia de la expropiación de Agroisleña. Agropatria, no está dando respuesta oportuna a los agricultores venezolanos. La mejor prueba fue el anuncio del Presidente de la República de otorgar 300 millones de dólares para importar insumos y maquinarias en un plan para reflotar esta empresa socialista de sólo 16 meses de existencia” explicó el decano Gutiérrez Ferrer.

Hay oportunidad, hay esperanzas

Werner Gutiérrez, fiel a sus convicciones como profesional del agro venezolano afirma que “crecer en agricultura y ganadería en Venezuela, no sólo es posible, es imprescindible. Si se puede”
“En toda crisis hay miles de oportunidades. Tenemos déficit de 800.000 quintales de café, 10.000.000 toneladas de caña de azúcar, 14.000.000 de cabezas de ganado vacuno, 2000 millones de litros de leche por año, por sólo mencionar algunos rubros. Tenemos las tierras donde producirlas, conocemos el manejo tecnológico para incrementar el rendimiento por superficie, respetando el medio ambiente, y generando bienestar social y económico de las zonas rurales de Venezuela. Sólo hace falta delinear una nueva política agrícola que favorezca la producción nacional y no las importaciones” concluyó el profesor Werner Gutiérrez Ferrer.

 




^ Subir